De cómo estar listo para la depredación

Por Sarai Jerónimo-Aguilar 

¿Alguna vez has pensado en las interacciones entre los demás animales, que como nosotros, coexisten en el mismo hábitat?

Probablemente nunca has pensado en todos los procesos interactivos que ocurren entre comunidades de diferentes especies en un mismo lugar​, y es normal pues embebidos en nuestra vida diaria no percibimos muchos de los procesos que ocurren en hábitats tan distanciados de las ciudades.

Sin embargo, todo el tiempo las especies en estos ambientes desarrollan estrategias para lograr explotar al máximo los recursos, pelear por un sitio e incluso para protegerse de la incesable depredación.

Dentro del montón de interacciones que ocurren todo el tiempo (mientras dormimos o cuando vamos camino al trabajo), hay una en la cual están involucrados personajes invertebrados que pertenecen a grupos taxonómicos muy diferentes. El primero de ellos -quien le da el toque de adrenalina a esta historia- es un animal que tiene apariencia de planta. Si, suena extraño, pero en realidad es un animal conocido comúnmente como hidroide, estos animales están estrechamente emparentados con los corales, anémonas y medusas. Estos organismos semejan en apariencia a los arbustos de helechos en la selva, pero en realidad son animales que forman colonias y que se encuentran anclados al suelo marino. Algunas especies pueden ser tan grandes que son el hogar de una amplia miscelánea de seres vivos, dentro de la cual está la estrella de esta historia. Me refiero a un pequeño molusco –para ser más precisos, nudibranquio- que se alimenta de su propio piso. Es decir, este colorido personaje, además de vivir en las ramificaciones del hidroide anclado, se alimenta también de fracciones del mismo. Lo interesante de esta relación es en realidad la capacidad que tiene este molusco para capturar en una región su cuerpo (llamada cerata) las mismas células que tienen las medusas para picar a sus víctimas. Así es, al igual que las medusas y anémonas, los hidroides poseen también la capacidad de urticar para la obtención de alimento.

303567

De esta forma el pequeño nudibranquio se equipa de un armamento infalible que lo protege de sus depredadores sin la necesidad de utilizar energía propia para producir alguna sustancia tóxica. Esto no termina aquí, pues se cree que el organismo sésil obtiene también una ventaja al hospedar al pequeño molusco, pues otros organismos como peces o tortugas, instintivamente evitan consumir aquellas colonias hidroides en las que se vea al colorido compañero, ya que como en toda la naturaleza, los colores brillantes e intensos solo pueden significar evitar a aquellos con esas características.

Relaciones inter-específicas como estas suceden todo el tiempo en todos los ecosistemas del mundo, así que la próxima vez que vayas manejando a tu casa, piensa por un solo instante todos los procesos que están desarrollándose en ese mismo segundo.

303507

Referencias

http://listverse.com/2012/12/11/20-stunning-examples-of-undersea-photography/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: