Música Sin categoría

Los pecados de Prince

Por Jim (@DirectorJim)

Hace un par de días se conmemoró un año del fallecimiento de Prince (pueden ver una recopilación de sus temas más emblemáticos aquí), uno de los músicos más prolíficos y talentosos de la escena pop. Su vida y su carrera estuvieron rodeadas de toda clase de historias y rumores, los cuales, sin embargo, aprovechó para incrementar el misterio en torno a su extravagante personalidad y fortalecer su propio mito…

Uno que inevitablemente lo llevó a tomar una serie de decisiones que, si bien buscaban favorecer su carrera, terminaron por granjearle rivales, detractores y poderosos “enemigos”, los cuales no serían más que materia para chismes y anécdotas de no ser por la importancia y repercusiones que tuvieron en la industria, por lo que vale la pena revisarlas brevemente.

La guerra de los masters

Multinstrumentista, perfeccionista y adicto al trabajo: cuando Prince no estaba de gira, pasaba la mayor parte de su tiempo encerrado en el estudio de su residencia en Paisley Park. En dicho lugar se encuentra una bóveda donde almacenó el material que no consideraba digno de lanzarse al público, acumulando el equivalente a “un siglo de música”, afirmaciones que provienen de aquéllos que han indagado ahí después de su muerte.

Y no es de extrañar, considerando que el músico publicó, desde su debut hasta su último lanzamiento, un total de 38 álbumes de estudio (casi un disco al año), los cuales reportaron ventas satisfactorias hasta inicios de la década de los 90, cuando sufrieron una caída considerable. Prince comenzó a temer que la disquera estuviera detrás de todo con el fin de sacar ventaja financiera. En su defensa, la compañía lo atribuyó al acelerado ritmo de trabajo del artista, pues impedía dar una promoción adecuada a cada nuevo disco.

Debido a estos desacuerdos, Prince, mediante una serie de demandas, quiso recuperar el control sobre su obra y terminar su acuerdo con Warner, a la par que lanzó nueva música bajo diversos seudónimos, entre ellos, un símbolo impronunciable (lo que derivaría en el conocido “El artista anteriormente conocido como Prince”). Aunque se vería obligado a cumplir su contrato hasta el final (terminó en el 2000), su último trabajo, Chaos and Disorder, se publicó en 1996. A pesar de ello, el músico finalmente ganaría el control de los masters en 2014… cuando firmó, nuevamente, con Warner.

 

La guerra del streaming

Sin embargo, en su periodo fuera de la compañía, el artista descubriría que, aún con las bajas ventas de sus nuevos discos, obtener la totalidad de las ganancias era mucho más lucrativo que el porcentaje que le daba la disquera, incluso en la etapa de Purple Rain, su mayor éxito comercial. Debido a ello, el artista comenzó a trabajar en un nuevo modelo de negocios, lanzando sus nuevos álbumes mediante un sistema de suscripción online, obteniendo toda clase de reconocimientos.

Con todo, no fue suficiente frente a la llegada y consolidación de sitios como iTunes y Youtube, contra los cuales emprendió una batalla encarnizada y poco convencional. Declarando “el final del internet”, en 2007 Prince decidió regalar uno de sus discos (Planet Earth) en Reino Unido mediante un medio más tradicional: el periódico, un movimiento que, si bien le resultaría benéfico en términos comerciales, también causó que su distribuidora cancelara el lanzamiento del disco en esa región.

Asimismo, buscó el control y remuneración total de su obra en la red, a tal grado que terminaría demandando a una pareja por un video en Youtube de su bebé bailando al ritmo de “Let’s go crazy”. Tras la derrota, Prince finalmente optó por eliminarlo todo de las distintas plataformas, provocando que, al momento de su muerte, el poco material disponible se volviera viral. Fue hasta apenas, en la última ceremonia de los Grammy, que Warner anunció el regreso de su catálogo a los servicios de streaming: sin duda, un movimiento que los fans agradecieron pero que marcó el final a la lucha del ídolo por pagos más justos.

 

La guerra por el trono del pop

Desde el inicio, la carrera de Prince sería una constante búsqueda por abrirse nuevas oportunidades de manera radical, con una imagen que borraba las líneas del género o la raza. En particular, en éste último aspecto fue uno de los primeros músicos de color en conseguir un éxito en la escena pop mainstream, a la par que cierto joven igualmente talentoso: su eterno rival, Michael Jackson. Desde el inicio, ambos fueron sujetos a toda clase de comparaciones, que iban desde sus particulares voces y habilidades musicales y de baile, hasta sus temáticas y personalidad sobre el escenario.

¿Quién fue el vencedor? Eso depende de en qué nos fijemos: las ventas de Prince no están ni cerca de hacerle cosquillas a lo conseguido por Jackson, cuyo álbum Thriller es conocido por ser el más vendido de la historia (lanzado apenas unos meses después que el 1999 del oriundo de Minneapolis). Sin embargo, ni todos los pasos de baile en el arsenal del Rey del Pop consiguieron impresionar a la crítica al mismo nivel que su rival, quienes nunca tuvieron más que alabanzas para él (en especial, para su disco doble Sign ‘O’ The Times), un hecho que Jackson siempre lamentó, pues consideraba sus trabajos de igual valor.

Y no es que no lo fueran, pero mientras Michael tardaba varios años entre cada nuevo lanzamiento (quizá debido a su propio carácter sensible e inseguro), la gente no había terminado de escuchar el disco anterior de Prince cuando éste ya estaba sacando otro, siempre distinto del anterior y con una combinación variada, distintiva y agresiva de rock, funk, soul y pop, en la que incluso hay quien encuentra las bases del hip-hop. A pesar de esto, y de las historias en torno a su relación, se dice que siempre fueron buenos amigos.

Anuncios

0 comments on “Los pecados de Prince

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: