Literatura

7 poemas de desamor de la uruguaya Idea Vilariño

Idea Vilariño, poeta, compositora y profesora uruguaya, es una de las escritoras más reconocidas en el universo rioplatense.

Fue reconocida en múltiples ocasiones hasta antes de su muerte, el 28 de abril de 2009, a pesar de que su personalidad repelía la promoción de su trabajo.

Su obra poética es estudiada y recomendada en el sur del continente y su trabajo como traductora es reconocido a nivel internacional.

Uno de los episodios que más le gusta recordar a Jamlet sobre Idea Vilariño es su tormentosa relación con el también uruguayo Juan Carlos Onetti.

De hecho, su libro Poemas de Amor fue dedicado al autor de El Astillero. Y también es bien sabido que ambos -Vilariño y Onetti- reconocían que el poema “Ya no será” fue escrito por ella pensando en él.

Jamlet quiso recordar a este par de uruguayos escogiendo 10 poemas de desamor de Idea Vilariño que vale la pena leer (y claro, teníamos que empezar con el antes mencionado).

 

Ya no será…

Ya no será,

ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo

no coseré tu ropa, no te tendré de noche

no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui

por qué me amaron otros.

 

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca

ni si era de verdad lo que dijiste que era,

ni quién fuiste, ni qué fui para ti

ni cómo hubiera sido vivir juntos,

querernos, esperarnos, estar.

 

Ya no soy más que yo para siempre y tú

Ya no serás para mí más que tú.

Ya no estás en un día futuro

no sabré dónde vives, con quién

ni si te acuerdas.

 

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.

No volveré a tocarte. No te veré morir.

 

***

 

Un huésped

No sos mío

no estás

en mi vida

a mi lado

no comés en mi mesa

ni reís ni cantás

ni vivís para mí.

 

Somos ajenos

túy yo misma

y mi casa.

 

Sos un extraño

un huésped

que no busca no quiere

más que una cama

a veces.

 

Qué puedo hacer

cedértela

pero yo vivo sola.

 

***

 

Si muriera esta noche…

Si muriera esta noche

si pudiera morir

si me muriera

si este coito feroz

interminable

peleado y sin clemencia

abrazo sin piedad

beso sin tregua

alcanzara su colmo y se aflojara

si ahora mismo

si ahora

entornando los ojos me muriera

sintiera que ya está

que ya el afán cesó

y la luz ya no fuera un haz de espadas

y el aire ya no fuera un haz de espadas

y el dolor de los otros y el amor y vivir

y todo ya no fuera un haz de espadas

y acabara conmigo

para mí

para siempre

y que ya no doliera

y que ya no doliera.

 

***

 

No te amaba…

No te amaba

no te amo

bien sé que no

que no

que es la hora

es la luz

la tarde de verano.

Lo sé

pero te amo

ahora te amo

hoy

esta tarde te amo

como te amé otras tardes

desesperadamente

con ciego amor

con ira

con tristísima ciencia

más allá de deseos

o ilusiones

o esperas

y esperando no obstante

esperándote

viendo

que venías

por fin

que llegabas

de paso.

 

***

 

No supiste

Pobre mi amor

creíste

que era así

no supiste.

Era más rico que eso

era más pobre que eso

era la vida y tú

con los ojos cerrados

viste tus pesadillas

y dijiste

la vida.

 

***

 

Lo que siento por ti es tan difícil…

Lo que siento por ti es tan difícil.

No es de rosas abriéndose en el aire,

es de rosas abriéndose en el agua.

Lo que siento por ti. Esto que rueda

o se quiebra con tantos gestos tuyos

o que con tus palabras despedazas

y que luego incorporas en un gesto

y me invade en las horas amarillas

y me deja una dulce sed doblada.

Lo que siento por ti, tan doloroso

como pobre luz de las estrellas

que llega dolorida y fatigada.

Lo que siento por ti, y que sin embargo

anda tanto que a veces no te llega.

 

***

 

Estás solo, lo mismo…

Estás solo, lo mismo.

Yo no toco tu vida, tu soledad, tu frente,

yo no soy en tu noche más que un lago, una copa,

más que un profundo lago,

en que puedes beber aun cerrados los ojos,

olvidado.

soy para ti como otra oscuridad, otra noche,

anticipo de la muerte,

lo que llega en el día frío el hombre espera, aguarda,

y llega y él se entrega a la noche, a una boca,

y el olvido total lo ciega y lo anonada.

Sin límites la noche,

pura, despierta, sola,

solícita al amor, ángel de todo gesto…

Estás solo, lo mismo.

Ebrio, lúcido, azul, olvidado del alma,

concédete a la hora.

 

***

 

Eso

Mi cansancio

mi angustia

mi alegría

mi pavor

mi humildad

mis noches todas

mi nostalgia del año

mil novecientos treinta

mi sentido común

mi rebeldía.

 

Mi desdén

mi crueldad y mi congoja

mi abandono

mi llanto

mi agonía

mi herencia irrenunciable y dolorosa

mi sufrimiento

en fin

mi pobre vida.

 

***

 

Escribo, pienso, leo…

Escribo

pienso

leo

traduzco veinte páginas

oigo el informativo

escribo

escribo

leo.

Dónde estás

dónde estás.

 

***

 

Amor

Amor

desde la sombra

desde el dolor

amor

te estoy llamando

desde el pozo asfixiante del recuerdo

sin nada que me sirva ni te espere.

Te estoy llamando

amor

como al destino

como al sueño

a la paz

te estoy llamando

con la voz

con el cuerpo

con la vida

con todo lo que tengo

y que no tengo

con desesperación

con sed

con llanto

como si fueras aire

y yo me ahogara

como si fueras luz

y me muriera.

Desde una noche ciega

desde olvido

desde horas cerradas

en lo solo

sin lágrimas ni amor

te estoy llamando

como a la muerte

amor

como a la muerte.

 

Anuncios

0 comments on “7 poemas de desamor de la uruguaya Idea Vilariño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: