Literatura

¿Qué precio estarían dispuestos a pagar para satisfacer sus deseos?

La primera vez que leí el cuento de Robert Louis Stevenson, “El Diablo de la Botella”, tenía unos 12 años.

Iba –me parece– en quinto grado de primaria cuando la maestra dejó esa lectura como ejercicio para la clase de español, y sin duda sabía que a muchos nos causaría un efecto irreparable.

¿Qué causó en muy mí? Curiosidad y además mucho temor, porque hasta ese momento no había escuchado historia más inquietante.

Y es que… ¿A qué niño no impactaría leer sobre una botella con un demonio dentro que cumple todos los deseos? ¿Qué niño no se sorprendería al saber que pedir esos deseos podría traer consecuencias irreparables? ¿Qué niño no se asustaría al saber que en el intento por satisfacer los deseos se puede terminar ardiendo en las llamas del infierno?

Pero sin duda no fui el único ser que se quedó con una sensación extraña después de la lectura, porque recuerdo que en el recreo algunos compañeros y yo nos reunimos para comentar el cuento –sin ningún afán de hacer tertulia intelectualoide–, y de ahí derivaron varias narraciones más macabras quizá.

Creo que alguien incluso dijo que la historia era real, y que la botella todavía existía pues en el periódico había salido que el objeto había llegado a manos de un náufrago que al poco tiempo había sido rescatado.

No sé si la maestra nos hizo leer “El Diablo de la Botella” con toda la intención de incentivar nuestra imaginación, pero si fue así, debo agradecerle, porque a partir de ese momento se desarrolló dentro de mí un gusto por las historias de terror, que hasta la fecha me dejan con poca tranquilidad –si están bien contadas– pero que disfruto hasta el fin.

Hoy me enteré de que en México saldrá a la venta en los próximos días una nueva edición de ese cuento que sin duda marcó un camino en mi vida, y podría atreverme a decir que la historia de Stevenson es para mí lo que hoy es la saga de Harry Potter en la formación literaria de muchos, por ello me emocioné al leer la noticia.

“El Diablo de la Botella” volvió a las librerías gracias a una traducción de José Abad y está acompañado de ilustraciones de Pablo Ruiz. Por lo que sé, antes de adquirirlo los empleados de las librerías tienen la tarea de preguntarte: “¿qué precio estás dispuesto a pagar para satisfacer tus deseos?”.

Yo ya tengo mi respuesta preparada… ¿Y ustedes?

Anuncios

0 comments on “¿Qué precio estarían dispuestos a pagar para satisfacer sus deseos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: