Caronte: crónicas al inframundo

No toques dos veces – Caronte: crónicas al inframundo

Por Jim (@DirectorJim)

¡Saludos, viajeros a lo desconocido! Esta semana, alguien tocó a mi puerta, y aunque no parecía muy prometedor, decidí abrir para contarles todo con lujo de detalle. ¿Qué les aguarda del otro lado? Veamos:

 

Tras unas tomas de la puerta de la historia para los créditos iniciales, nos vemos inmersos de inmediato en el conflicto entre Jess (Katee Sackhoff) y Chloe (Lucy Boynton), madre e hija respectivamente. La primera es una reconocida artista y escultora que busca recuperar la custodia de la segunda, aunque ésta no tenga ningún interés en volver a verla. Conforme avance la trama, conoceremos las circunstancias detrás de esta separación… aunque es probable que no importe demasiado.

Tras esta escena, seguiremos a cada una en su respectivo andar, profundizando en el trabajo y las relaciones de Jess, así como en el entorno de Chloe, además de presenciar cómo termina invocando, junto con su novio, a la siniestra criatura que habrá de perseguirla el resto de la película (en una secuencia que es tonta de tan forzada). Una vez que la chica es consciente del peligro que corre, busca auxilio en casa de su madre, aunque de poco servirá…

12026-don-t-knock-twice-uk-trailer

Con la caída de la primera víctima, notamos que la película se pone el pie sola. El buen diseño del espectro y la sombría atmósfera que se generará en cada una de sus apariciones serán opacados por un trabajo de fotografía molesto (¿para qué diablos gira tanto la cámara?) y una búsqueda constante del susto fácil y barato. Sí, de que brincas, brincas, pero es más por la estridencia del momento que por lo que muestra a cuadro.

De hecho, es de las pocas cosas que emocionan de la cinta. Los personajes son sosos, no consiguen interesarte en sus conflictos y están escritos para ser tontos y así, que su argumento funcione. Además, el recurso de los mentados golpes a la puerta es llevado hasta el absurdo, perdiendo su fuerza inicial y generando muchos momentos de humor involuntario (porque TODAS las puertas cuentan).

maxresdefault

Tras luchar por no caer dormido hacia el final del segundo acto, vino un tercero que brilló… por sus exageraciones, con hemorragias inverosímiles y guías astrales (sin mencionar el reciclaje de sus propias tomas). Cada nuevo suceso evidencia la falta de cohesión en las reglas de este mundo, las cuales siempre son moldeadas a conveniencia del todopoderoso guionista para avanzar con la historia y proteger a sus heroínas.

Debo reconocerlo, el final sí hace un esfuerzo por sorprender y consigue resolver un par de incógnitas (además de explicar varios de los momentos más chocantes). Sin embargo, no alcanza para justificar su pesada narración, por lo que uno termina con la sensación de que le tomaron el pelo.

¿El veredicto del barquero? Abre bajo tu propio riesgo. Si te bastan con un par de brincos y un monstruo feo para asustarte, aquí tienes una buena opción: sólo no te fijes en su trama rebuscada, su ritmo tedioso, sus personajes estúpidos o sus momentos francamente bobos.

Anuncios

0 comments on “No toques dos veces – Caronte: crónicas al inframundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: