Romper la tradición (y el corazón) de los equipos de tu padre #DiarioDeUnVillamelón

Es natural, dicen algunos, que si naces en casa de un aficionado a tal o cual equipo tu destino es ser hincha a morir de los mismos colores de tu padre.

Sin embargo, esa máxima no se cumple siempre y es muy normal ver, por ejemplo en México, una familia en la que el abuelo y el padre son “Chivas de corazón” y el hijo -rompiendo con la tradición- es un apasionado de los “colores azulcrema”.

En Argentina, por citar otro caso, hay hogares divididos porque el padre es un loco aficionado de Boca Juniors y los hijos –quizá en un acto de rebeldía– alientan un fin de semana tras otro, a los “millionarios” de River Plate.

Ejemplos hay muchos a lo largo y ancho del mundo: padres madridistas con hijos culés; abuelos fanáticos del Marsella con nietos que solo conocen las glorias de los potentados del Paris Saint Germain; hijos de aficionados de los Citizens que matarían por vivir en el campo del ManU, y un larguísimo etcétera.

Los amantes del futbol más clásicos y, probablemente, menos abiertos a los cambios dicen que los casos antes mencionados son el claro ejemplo de la traición más grande que un padre o un abuelo podría vivir. Que el corazón sufre y nunca se recupera.

Sin embargo, hay otros que entienden que el mundo cambia y que no importa que tú ames a un equipo por sobre todas las cosas, si tu hijo decide que  apoyará al odiado rival debes entenderlo y soportarlo.

Y eso es lo que ha hecho el defensa de la Juventus, Leonardo Bonucci, quien entendió que, a pesar de ser jugador e hincha de la Juventus, él debía apoyar a su hijo mayor quien se decantó por los colores del Torino, máximo rival del equipo en donde su padre se ha hecho una leyenda.

Incluso, el mismo Bonucci ha acompañado a su hijo a ver al odiado rival, lo que le ha traído muchas críticas, pero también aplausos de los aficionados de la Juve de su corazón.

bonucci

El último episodio de los Bonucci –padre e hijo– se dio el pasado fin de semana, cuando la Vecchia Signora se coronó campeón de la liga italiana. Al entrar a recibir su medalla, el jugador llevó a sus dos hijos para acompañarlo, pero la reacción del mayor –el aficionado del Torino— se hizo viral: estaba desilusionado, o eso se percibe, de ir a festejar el título del máximo rival.

¿Ustedes qué harían de estar en los zapatos de Bonucci?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: