¿Se imaginan dormir frente a su obra de arte favorita?

Imaginen por un momento que antes de ir a dormir lo último que vieran fueran los trazos y colores de sus pinturas favoritas… y que al despertar sucediera lo mismo, pero con nuevos ojos y unas cuantas lagañas que no se quieren ir del lagrimal.

¿Cuánto pagarían por poder hacer eso? ¿Qué cambiarían de sus valores preciados por dormir en un museo frente a la obra maestra de su pintor o escultor favorito?

Bueno, pues en Ámsterdam, Holanda, un profesor de arte consiguió el sueño de muchos y durmió frente al cuadro La ronda de noche de Rembrant, el genio flamenco.

58

Stefan Kasper lo hizo porque fue el visitante 10 millones del Rijksmuseum de Ámsterdam. Y confirmó lo que muchos diríamos: que fue mágico y que esa experiencia quedará toda su vida en su memoria, porque redescubrió a los personajes que quedaron inmortalizados en la pintura.

Siendo honestos, Jamlet desearía poder hacer lo mismo con cuadros de Velázquez, El Greco y muchos más; pero como sabe que eso no sucederá, echará a volar su imaginación. ¿Ustedes qué obras escogerían?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: