Tres poemas y dos pinturas de E. E. Cummings que desearás haber creado

E. E. Cummings (o e e cummings como algunos editores escribían por su forma vanguardista al escribir) rompió paradigmas en su época con su poesía y su visión del mundo.

El poeta nacido en Cambridge no solo es considerado uno de los bates más importantes del siglo XX, sino que también es reconocido por haber experimentado con el ensayo, el teatro y la pintura.

Para que vean de lo que habla,  Jamlet eligió sus tres poemas favoritos y dos pinturas que le encantan del poeta, aunque al parecer a él no le gustaban mucho…

 

Quiero mi cuerpo cuando está con tu cuerpo…

quiero mi cuerpo cuando está con tu

cuerpo. Es algo tan nuevo.

Los músculos mejor y aún más los nervios.

quiero tu cuerpo. quiero lo que hace,

quiero sus modos. quiero el tacto de su espina

dorsal, sus huesos y la palpitante

-lisura-fiel que he de

otra vez otra y otra

besar, quiero besarte aquí y allí,

quiero, lentamente palpar, rozar el vello

de tu eléctrica piel, y aquel que nace

sobre la hendida carne… Y grandes ojos migas de amor,

 

y tal vez quiero el estremecimiento

 

bajo de mí de ti tan nueva

 

***

 

Señora del silencio…

 

Señora del Silencio

de la dulce jaula de

tu cuerpo

se alzó

          en la sensitiva

noche

un

pájaro veloz

 

(tierna sobre

el prodigioso rostro de lo oscuro

tu

voz

    extiende alas colmadas de

perfume

escoltando de pronto

con soleados

pies

 

la punzante belleza de la aurora)

 

***

 

Me abriré camino…

me abriré camino

                              hasta empapar mis muslos en

                                      ardientes flores

me pondré el sol en la boca

saltaré al aire maduro

                             Vivo

                                      con cerrados ojos

que arremeten contra lo oscuro

                              En las dormidas curvas de mi cuerpo

dedos de tersa maestría penetrarán

con castidad de muchachas oceánicas

                              Habré de completar

                              el misterio de mi carne

y habré de levantarme

                              al cabo de mil años

lamiendo

flores

        Y engastaré mis dientes en la plata de la luna

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: