El jugador que no creyó en su selección y se quedó fuera del mundial… ¿Cómo se dice? ¡KARMA!

Hay discusiones en el mundo del futbol de selecciones que siempre serán eternas: qué eliminatoria es más difícil y competitiva (UEFA o CONMEBOL); cuál es en la que se clasifica más fácil (cof cof CONCACAF) y un largo etcétera.

1E3.jpg

Sin embargo, y a pesar de esos eternos debates que nutren miles de programas de televisión y radio alrededor del mundo, el apasionado del futbol agradece no solo cada cuatro años con la fiesta mundialista, sino con el espectáculo y drama que se vive en cada eliminatoria que se juega en las distintas confederaciones.

Hace unos días, muchos estuvimos atentos del verdadero teatro que montaron tanto en Sudamérica como en la zona a la que pertenecemos, la Concacaf. Digamos que hubo tragedias futbolísticas de distintas magnitudes pero las más sonoras, sin duda, fueron las que vivieron Chile y Estados Unidos, que luego de una rocambolesca combinación de resultados se quedaron fuera del Mundial de Rusia 2018.

Y en este punto el Villamelón que esto escribe quiere brindarle un aplauso a todos esos jugadores que se partieron el alma con su selección y que, sin importar si clasificaron o no, nos demostraron que el futbol es “algo más” que solo un deporte de once contra once.

Ahora, hay una historia que este fanático del futbol quiere recuperar. Y es una que divide –y dividirá opiniones– debido a que lo tiene todo: oportunismo, legítimo de triunfar y un poco de karma del bueno.

Seguro han escuchado hablar de las proezas de la selección de Islandia, ese país que solo tiene poco más de 300,000 habitantes. Los vikingos jugaron una Eurocopa para la historia –que les hizo ganarse millones de seguidores por el mundo– y ahora, en un hecho sin precedentes, están dentro de Rusia 2018 por haber jugado unas increíbles eliminatorias.

En estos momentos, muchas selecciones pagarían cualquier cosa para estar en el lugar de Islandia, y millones de jugadores en el mundo darían lo que fuera por jugar un mundial. Sin embargo, hace tres años (en 2014) un joven jugador islandés de nombre Aron Johannsson desconfió de las posibilidades de la selección de su país –con la que jugó en la sub 21– de llegar a la Eurocopa y de clasificarse a la fase final del Mundial organizado por FIFA. ¿Y qué creen que hizo?

Bueno, pues Johannsson decidió aceptar el llamado de la selección de futbol de Estados Unidos, ya que cuenta con doble nacionalidad. Al momento de tomar esa decisión, el joven delantero que se hizo famoso jugando en Holanda, dijo que sus posibilidades de clasificarse a un mundial serían mayores si iba con el conjunto norteamericano.

aron-johannsson-usmnt-soccer-player-biography.jpg

La vida le jugó una mala broma. Johannsson creyó que en Concacaf todo era más sencillo y no solo se perdió la Euro que hizo famosos a los vikingos islandeses, sino que ahora le tocará ver la Copa del Mundo desde su casa. La pregunta es: ¿la verá en Islandia o en Estados Unidos?

Como diría el clásico: Karma is a bitch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: