Cinco poemas de Günter Grass que unen al amor y a la muerte

La obra del escritor, dramaturgo, crítico y artista plástico alemán, Günter Grass, va más allá de la novela El tambor de hojalata(1959).

Y tampoco la polémica ha sido el eje central de su vida como escritor y artista. La poesía, aunque muchos no lo saben, fue una de sus grandes pasiones. E incluso después de retirarse de la escritura de novelas, Grass siguió con la poesía, así como también lo hizo con el dibujo.
Por esa razón es que Jamlet decidió escoger sus cinco poemas favoritos del Premio Nobel de Literatura 1999. ¡Disfruten estas joyas que conjugan el amor y la muerte!

 

Tango mortale

Orden, como desde arriba: el cuerpo que huye el cuerpo,
estirado, está en fuga,
así es como esto nos arrebata.

Ningún abismo, pero una vastedad a la que,
como si hubiera espejos alrededor,
lanzamos miradas que se pierden.

Y luego, ordenado: volver hacia dentro.
Nos movemos en el sitio, en lo más interior del sitio
y seguimos el compás.

Caídas contadas, las casi-caídas,
los pasos que siguen, vacilan, retrasan,
arrastran, posponen el fin.

¡No muere, no muere! Este yo de dos,
en tanto que el tango, el tango mortale
siga una forma de paso.

Con lo que queda de aliento en la fiesta sin nadie.
Los dos se celebran, y al final, no obstante,
esperan aplausos.

El dolor es sólo máscara. En disfraz nos deslizamos
en pista sin límite, pisándole a la muerte los talones
y a nosotros también.

 

***

 

Varados

 

Tras empinado ascenso,

hasta llegar más alto que las nubes

y más arriba aún,

Ícaro e Ícara se precipitan

más rápido de lo previsto,

pero aterrizan suavemente en las dunas,

donde -más empinado aún-

planean el siguiente vuelo.

 

***

 

Amor en agosto

 

Cuando los dos juntos

entre las arañas y debajo de las arañas,

nos vamos, con muchos miembros, a la red,

que, hecha en casa,

me coge a ti y a mí,

somos

    el uno

      presa

            del otro.

 

***

 

Amor

 

Es esto:

Transacciones sin efectivo.

La manta siempre un poco corta.

El contacto flojo.

 

Buscar más allá del horizonte.

Rozar con cuatro zapatos las hojas muertas

y frotar mentalmente pies desnudos.

Arrendar y tomar en arriendo corazones;

o en la habitación con ducha y espejo,

en un coche alquilado, con el capó hacia la luna,

dondequiera que la inocencia se baja

y quema su programa,

suena la palabra en falsete,

cada vez diferente y nueva.

 

Hoy, ante la taquilla aún cerrada,

susurran, de la mano,

el avergonzado viejo y la vieja delicada.

La película prometía amor.

 

***

 

Sobre pies de barro

 

Luego, casi lista

y habiendo conseguido una figura esbelta,

en mitad de la danza, se desplomó

una pareja,

cayó hecha añicos.

 

Bellamente, en el suelo, los miembros,

en desorden.

Grietas, a lo largo de la espalda,

y roturas limpias

liberaban espacios huecos.

 

Ellos seguían danzando,

lisiados, aplastados

los pies de barro,

ella desatinada, él todavía

con mirada firme.

 

De nuevo quiero dejar

que los dos surjan,

más altos, habiendo conseguido mayor esbeltez aún,

con el paso de danza afianzado,

inmunes a toda caída.

 

Sin embargo, lo sé: posiblemente

siguen hechos añicos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: