Seis poemas de Ezra Pound, poeta olvidado de la Generación perdida

El poeta, músico y ensayista estadounidense Ezra Pound -perteneciente a la Generación perdida- fue un personaje polémico de la cultura del Siglo XX, debido a su apoyo al fascismo italiano encabezado por Benito Mussolini.

Sin embargo, a pesar de sus posiciones políticas que mucho le costaron, Pound fue un ferviente defensor y promotor de escritores y poetas de su generación como D. H. Lawrence, T. S. Eliot, Robert Frost y Ernest Hemingway.

Y ese respaldo fue el que le permitió salvar la vida después de ser acusado y condenado a muerte por traición a su país.

El mismo Ezra Pound –que era amante y admirador de la poesía antigua– reconoció que su obra era despreciada por sus posiciones políticas e ideológicas y solo años después de su muerte, su obra fue revalorada. Por ese motivo Jamlet les quiere compartir estos seis poemas para que disfruten de la versatilidad y maestría de Pound.

 

El desván

 

Ven, apiadémonos de los que tienen más fortuna que nosotros.

Ven, amiga, y recuerda

que los ricos tienen mayordomos en vez de amigos,

y nosotros tenemos amigos en vez de mayordomos.

Ven, apiadémonos de los casados y de los solteros.

 

La aurora entra con sus pies diminutos

como una dorada Pavlova,

y yo estoy cerca de mi deseo.

Nada hay en la vida que sea mejor

que esta hora de limpia frescura,

la hora de despertarnos juntos.

 

***

 

El encuentro

 

Mientras ellos hablaban todo el tiempo de la nueva moral

ella me exploraba con sus ojos.

y cuando me levanté para marcharme

sus dedos fueron como el tejido

de una servilleta japonesa de papel.

 

***

 

Francesca

 

Saliste de la noche

Con flores en las manos.

Vas a salir ahora del tumulto del mundo,

De la babel de lenguas que te nombra.

 

Yo que te vi rodeada de hechos primordiales,

Monté en cólera cuando te mencionaron

En oscuros callejones.

¡Cómo me gustaría que una ola fresca cubriera mi mente

Que el mundo se trocara en hoja seca,

O en un vilano al viento,

Para que yo pudiera encontrarte de nuevo

Sola!

 

***

 

La zambullida

 

Querría bañarme en extrañeza:

estas comodidades amontonadas encima de mí,

me asfixian!

¡Me quemo, ardo en deseos de algo nuevo,

amigos nuevos, caras nuevas y lugares!

Oh, estar lejos de todo esto,

esto que es todo lo que quise…salvo lo nuevo.

¡Y tú, amor, la que mucho, la que más he deseado!

¿Acaso no me repugnan todas las paredes,

las calles, las piedras,

todo el barro, la bruma, toda la niebla,

todas las clases de tráfico?

A ti, yo te querría

fluyendo encima de mí como el agua,

¡oh, pero fuera de aquí!

Hierba y praderas y colinas y sol

¡oh, suficiente sol!

¡Lejos y a solas, en medio de gente extraña!

 

***

 

Un pacto

 

Yo hago un pacto contigo, Walt Whitman.

Ya te he detestado lo suficiente.

Llego a ti como un niño crecido

 

Que ha tenido un padre testarudo;

Ya tengo edad para hacer amigos.

 

Fuiste tú el que partió la nueva leña,

Ahora es el tiempo de tallar.

 

Nosotros tenemos la raíz y la savia:

Que haya intercambio entre nosotros.

 

***

 

Causa

 

Reúno estas palabras para cuatro personas,

alguien más puede cazarlas al vuelo,

oh mundo, lo siento por ti,

no conoces a esas cuatro personas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: