¿Venderían un riñón por un iPad o unos XV años?

Por Jenifer Balderas

En 2009 salió a la venta el libro del estadounidense Eric García, Repossession Mambo, el cual se sitúa en un futuro distópico no tan lejano en el que es posible que los humanos sobrevivan gracias a órganos sintéticos.

La Unión de Crédito es la institución encargada de hacer llegar dichos órganos a las personas que los necesiten a cambio de pagos mensuales, y cuando éstas ya no pueden costear su riñón, corazón, páncreas o hígado, entonces aparecen los repo-man, quienes se encargan de recuperar los órganos.

Resulta curioso cómo en la historia se termina el problema del tráfico de órganos, pero aún así se sigue lucrando con la necesidad que hay de éstos.

En la vida real el problema persiste todavía, acaso por ello para cualquier persona se vuelve asunto sencillo poner en venta sus órganos. Por ejemplo, en Argentina hace poco el medallista Maximiliano Javier Almandoz publicó en su cuenta de Facebook un mensaje en el que ponía en venta su riñón.

Para sorpresa de sus amigos y seguidores en la red social, el anuncio no se trataba de una broma macabra, y es que el campeón de taekwondo necesitaba el dinero para organizar la fiesta de XV años de su hija.

En la novela Repossession Mambo, la Unión de Crédito hace del “préstamo” de órganos un negocio redondo, pues nunca pierde, como cualquier banco de la vida real.

En el caso de la vida real, Almandoz dijo después de haber sido linchado en redes sociales que nunca tuvo una mala intención cuando pretendió vender su riñón y al contrario, consideró que si su órgano salvaba una vida y a la vez conseguía sacarle una sonrisa a su hija, el negocio –como en la novela– sería redondo…

Lo curioso es que el deportista no es el único que ha tenido la idea de vender un órgano para tener dinero. Hace cinco años en China un joven sí concretó la venta de su riñón y todo para tener un iPad.

Al respecto valdría preguntarnos, ¿es válido lucrar con los órganos vitales, aún cuando sean los propios y cuando se tenga una buena intención?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: