Literatura

Seis poemas de Carlos Pellicer, el vasconcelista que vivió entre el modernismo y la vanguardia

Para Octavio Paz, Carlos Pellicer fue “el gran poeta” que transformó la poesía mexicana… para bien, claro está.

Pero además de ser poeta, Pellicer también se dedicó a la política y al activismo educativo, fue uno de los mejores discípulos de José Vasconcelos y compartió con él su afán por “evangelizar”, a través de la enseñanza, a todo nuestro país.

Sin embargo, y sobre todo, Pellicer era un poeta de sangre que no dejaba pasar una sola oportunidad para leer sus versos. Su madre, según cuentan sus biógrafos, fue quien lo acercó al mundo de las letras…

Resulta curioso que en algún punto de su juventud quiso ser piloto, pero los caminos de la vida lo llevaron por un rumbo distinto, que representó un acierto para las letras mexicanas. Por esa razón, Jamlet eligió estos seis poemas de Pellicer que los harán disfrutar de su maestría.

 

Amor sin nombre

Amor sin nombre, ámbito destino

de ser y de no estar. Tu pronto asedio

sostiene mi dolor y anula el tedio

de copa exhausta o apretado vino.

En un alto silencio, un aquilino

palmo azul de silencio, vivo. En medio

de la infausta paciencia de tu asedio

abro las jaulas y desbordo el trino.

Por ti cuelgo coronas en los muros;

por ti soy más fugaz y en los maduros

soñares aligero tus canciones.

Y te llevo en mi ser y has recogido

la actitud que en Florencias o Bizancios

consagra sus palomas al olvido.

 

***

 

En el silencio de la casa, tú…

En el silencio de la casa, tú,

y en mi voz la presencia de tu nombre

besado entre la nube de la ausencia

manzana aérea de las soledades.

Todo a puertas  cerradas, la quietud

de esperarte es vanguardia de heroísmo,

vigilando el ejército de abrazos

y el gran plan de la dicha.

Yo no sé caminar sino hacia ti,

por el camino suave de mirarte

poner mis labios junto a mis preguntas

-sencilla, eterna flor de preguntarte-

y escucharte así en mí ¡y a sangre y fuego

rechazar, luminoso, las penumbras…!

Manzana aérea de las soledades,

bocado silencioso de la ausencia,

palabra en viaje, ropa del invierno

que hará la desnudez de las praderas.

Tú en el silencio de la casa. Yo

en tus labios de ausencia, aquí tan cerca

que entre los dos la ronda de palabras

se funde en la mejor que da el poema.

 

***

 

En una de esas tardes…

En una de esas tardes

sin más pintura que la de mis ojos,

te desnudé

y el viaje de mis manos y mis labios

llenó todo tu cuerpo de rocío.

Aquel mundo amanecido por la tarde,

con tantos episodios sin historias,

fue silenciosamente abanderado

y seguido por pueblos de ansiedades.

Entre tu ombligo y sus alrededores

sonreían los ojos de mis labios

y tu cadera,

esfera en dos mitades,

alegró los momentos de agonía

en que mi vida huyó para tu vida.

Estamos tan presentes,

que el pasado no cuenta sin ser visto.

No somos lo escondido;

en el torrente de la vida estamos.

Tu cuerpo es lo desnudo que hay en mí

toda el agua que va rumbo a tus cántaros.

Tu nombre, tu alegría…

Nadie lo sabe;

ni tú misma a solas.

 

***

 

Horas de junio

 

Vuelvo a ti, soledad, agua vacía,

agua de mis imágenes, tan muerta,

nube de mis palabras, tan desierta,

noche de la indecible poesía.

 

Por ti la misma sangre -tuya y mía-

corre el alma de nadie siempre abierta.

Por ti la angustia es sombra de la puerta

que no se abre de noche ni de día.

 

Sigo la infancia en tu prisión, y el juego

que alterna muertes y resurrecciones

de una imagen a otra vive ciego.

 

Claman el viento, el sol y el mar del viaje.

Yo devoro mis propios corazones

y juego con los ojos del paisaje.

 

Junio me dio la voz, la silenciosa

música de callar un sentimiento.

Junio se lleva ahora como el viento

y el alma inútilmente fue gozosa.

 

Al año de morir todos los días

los frutos de mi voz dijeron tanto

y tan calladamente, que unos días

 

vivieron a la sombra de aquel canto.

(Aquí la voz se quiebra y el espanto

de tanta soledad llena los días.)

 

Hoy hace un año, Junio, que nos viste,

desconocidos, juntos, un instante.

Llévame a ese momento de diamante

que tú en un año has vuelto perla triste.

 

Álzame hasta la nube que ya existe,

líbrame de las nubes, adelante.

Haz que la nube sea el buen instante

que hoy cumple un año, Junio, que me diste.

 

Yo pasaré la noche junto al cielo

para escoger la nube, la primera

nube que salga del sueño, del cielo,

 

del mar, del pensamiento, de la hora,

de la única hora que me espera

¡Nube de mis palabras, protectora!

 

***

 

La primera tristeza ha llegado. Tus ojos…

La primera tristeza ha llegado. Tus ojos

fueron indiferentes a los míos. Tus manos

no estrecharon mis manos.

Yo te besé y tu rostro era la piedra seca

de las alturas vírgenes. Tus labios encerraron

en su prisión inútil mi primera amargura.

En vano tu cabeza puse en mi hombro y en vano

besé tus ojos. Eras el oasis cruel

que envenenó sus aguas y enloqueció a la sed.

Y se fue levantando del horizonte una

nube. Su tez morena voló a color. De nuevo

fue oscureciendo el tono de los días de antes.

yo abandoné tu rostro y mis manos

ausentaron las tuyas. Mi voz se hizo silencio.

Era el silencio horrible de los frutos podridos.

Oí que en mi garganta tropezó la derrota

con las piedras fatales.

Yo me cubrí los ojos

para no ver las lágrimas que huían hacia mí.

Luego tú me besaste, dijiste algo. Yo oía

llorar mis propias lágrimas en el primer silencio

de la primera tristeza. El alma  de ese día

llegó de lejos -tu alma- y se quedó en mi pecho.

 

***

 

Tú eres más mis ojos porque ves…

Tú eres más mis ojos porque ves

lo que en mis ojos llevo de tu vida.

Y así camino ciego de mí mismo

iluminado por mis ojos que arden

con el fuego de ti.

Tú eres más que mi oído porque escuchas

lo que en mi oído llevo de tu voz.

Y así camino sordo de mí mismo

lleno de las ternuras de tu acento.

¡La sola voz de ti!

Tú eres más que mi olfato porque hueles

lo que mi olfato lleva de tu olor.

Y así voy ignorando el propio aroma,

emanando tus ámbitos perfumes,

pronto huerto de ti.

Tú eres más que mi lengua porque gustas

lo que en mi lengua llevo de ti sólo,

y así voy insensible a mis sabores

saboreando el deleite de los tuyos,

sólo sabor de ti.

Tú eres más que mi tacto porque en mí

tu caricia acaricias y desbordas.

Y así toco en mi cuerpo la delicia

de tus manos quemadas por las mías.

Yo solamente soy el vivo espejo

de tus sentidos. La fidelidad

en la garganta del volcán.

Anuncios

1 comment on “Seis poemas de Carlos Pellicer, el vasconcelista que vivió entre el modernismo y la vanguardia

  1. ¡Qué gran virtud la de Octavio Paz para reconocer grandes artistas! Sucedió así, por ejemplo, con Alejandra Pizarnik

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: